¿Subsidio a la violación?


En nombre de la libertad se han librado miles de batallas a lo largo de la historia de la humanidad. En siglos pasados literalmente se dieron guerras en los campos de batalla por la libertad (Revolución Francesa, guerras de independencia). Sin embargo, con la instauración de los sistemas de gobierno democráticos en la gran mayoría de estados del mundo, se espera que la libertad esté garantizada y cada individuo tenga la posibilidad de desarrollarse como persona. Así pues, en nombre de la libertad se esperaría que un país como Colombia, con una Constitución Política amplia en la defensa de los derechos de las mujeres, los debates en torno a su libertad sexual y reproductiva fueran cada vez más garantistas hacia las mujeres y menos restrictivos de su derecho a decidir si abortan o no en los casos que ellas lo consideren.

Así pues, llama muchísimo la atención la propuesta de la bancada “provida” del Congreso en cabeza del Senador del Partido Colombia Justa y Libres, John Milton Rodríguez, donde plantean un subsidio para mujeres violadas en caso de quedar embarazadas y así evitar que aborten. En Colombia, gracias a Sentencia C-355 de 2006 las mujeres tienen la posibilidad legal de abortar cuando existe peligro para su salud, cuando hay malformación del feto y cuando la mujer es víctima de una violación.

De tal modo, el debate hoy no debería de ser el de limitar estas tres opciones que ya se han ganado, sino el de ampliar y garantizar aún más la libertad sexual y reproductiva de las mujeres. Pensar en un subsidio para las mujeres que han sido víctimas de violaciones y deciden tener el o la bebe, sería algo revolucionario, pero esto no debería condicionar la decisión de abortar o no hacerlo. En un mundo donde el hambre causa el 45% de las muertes en niños menores de 5 años, en el 10% de la población mundial vive con aproximadamente 1,90 dólares al día y en el que la crisis ambiental es innegable ¿Vale la pena traer a un ser al que no se le va a poder garantizar una vida digna? El hecho de respirar per se no garantiza que se vaya a tener una vida digna con educación, alimentación y vivienda. Más aún, cuando el nacimiento es fruto de una violación se está condicionando a que el nuevo ser nacería sin un núcleo familiar estable que garantice su bienestar. Todo esto sin profundizar en el problema de salud pública derivado de los abortos clandestinos.

El llamado hoy es a que no nos devolvamos 10 siglos de historia a la época de la inquisición y en lugar de restringir derechos y libertades, ampliemos aún más las posibilidades de las mujeres frente al aborto y generemos condiciones para que todos podamos vivir dignamente.

The post ¿Subsidio a la violación? appeared first on Diario Occidente.